Mittwoch, 21. Juni 2017

Embajada de México

Viernes 16 de Junio, Berlín, Embajada de México.

El día comenzó algo apresurado, una noche antes después de un rato agradable con tus compañeros era evidente un desvelo que afectaría el rendimiento a la hora de levantarse.

El desayuno que ofrece el hostal, un desayuno alemán, que si bien no es de mi agrado por la cantidad exorbitante de pan, debo de aceptar que supera las expectativas de cualquier hostal en México y es que después de todo hablamos de un lugar del primer mundo.

El camino a la embajada de México fue complicado, un metro que recordaba a cualquier transporte público de nuestro país; lleno, caluroso y con esos olores de diferentes personas.

Al llegar al edificio diplomático de la nación mexicana se sintió una sensación agradable, paz y tranquilidad, sentías llegar a casal. Un edifico bastante imponente que por dentro recordaba a los templos indígenas de los tiempos prehispanicos.

Nos recibió, no como esperabamos, un hombre que se encargaba de asuntos de medio albiente y tecnología en la . ebajada. Nos explicó sus funciones y lo que hacen en esta relación dual que existe entre Alemania-México. Una platica bastante interesante que nos permitía observar y escuchar puertas que necesitábamos para mejor. Nos dio la clave de muchas preguntas que por lo menos yo tenía y la esperanza de seguir mejorando. Aunque claro el dolor de los pies por los zapatos y el tiempo parados empezó a desviar la intención al final.

Después de la embajada nos dirigimos al museo de historia de Alemania. Un hermoso museo donde explica de manera detallada y más realista aquellos aspectos que uno escucha a 9000km de distancia sobre su pasado.

En un aspecto extraño pude ver que Alemania no tiene un pasado definido en tiempos antiguos, es decir que no encontré mucha información sobre las primeras civilizaciones y sus formas de vivir, practicamente su historia comienza en la época medieval. Aunque claro, aún cuando europa vivía su feudalismo, en América las civilizaciones seguían en el proceso del mundo antiguo. Un atraso de 300 años por parte de nuestro continente.

La parte más interesante del museo, claro que era aquella después de la primera guerra mundial y durante la segunda. El Holocausto y los conflictos raciales de Alemania son los aspectos que más lo caracterizan del siglo XX.

Complicado entender tremenda desgracia como lo son esos tiempos, pero agradable vivir sino en carne propia, sí a través del lugar donde ocurrió todo, para poder entender mejor por qué y cómo se llego a ese fascismo y odio.

Al salir del museo con un mal sabor de boca. Algunos nos dirigimos a la parte del muro de Berlín mas representativa. Donde se encuentran varias pinturas y escritos de esos tiempos.

Para finalizar fuimos a cenar cerca del hostal y regresamos a este lugar. Podiendo conocer la vida nocturna de un Berlín gigante e imponente.

Conociendo más

La educacion es un tema muy importante para todos los países, es lo que garantiza el futuro de la siguiente generación,de la sociedad, del país.
Iniciamos el día con un clima terrible, hacía frío, aire y lluvia;  no muy diferente al clima de Zacatecas, pero con el ánimo elevado.  Llegamos a la escuela Hermann böse Gymnasium donde nos reunimos en el aula con el Senior Stollmann quien nos dio un discurso de bienvenida, nos contó un poco de la historia del colegio: se fundó en 1905 y comenzó sólo con 100 alumnos,  en 1945 se utilizó como una prisión para nazis en la segunda guerra mundial, y  paulatinamente en los años 60 y 70 la cantidad de  alumnos comenzo a aumentar hasta  llegar a 1000, no obstante, en los años 80 se tuvo que cambiar el concepto del colegio pues políticos amenazaban con cerrarla,  fue la razón que se hizo un colegio bilingüe. Explicando que era soprendente que la escuela  sobreviviera a los bombardeos  duramte la segunda guerra mundial pues era uno de los objetivos, la estación central estaba a lado de ella;donde llegaban muchos soldados  de la guerra. También nos mostró el ático de la escuela y nos contó sobre éste, donde aún persiste un "Bunker" donde los soldados se resguardaban en los ataques. Recorrimos un poco la escuela y acompañamos a nuestra pareja a clase. Me gustó el aula, que contiene todos los materiales necesario para la clase, así como la tecnología acorde y necesaria, así como la  forma de trabajo.  En general me gustó mucho la escuela, me encantaría estudiar en un lugar así. pareció interesante ,hay mucha cultura en el colegio, muchos alumnos son de diferentes partes del mundo o alguno de sus padres pertenecen a otra nación.
Me di cuenta que no causó sorpresa nuestra llegada, supongo que es porque las personas  están acostumbrados a los extanjeros, aquí interactuar con personas de todo el mundo es algo normal, y eso es extraordinario. Por el contrario,en  México fue diferente, con la llegada de los alumnos alemanes a todos causo mucha  sorpresa y asombro, pues allá no estamos acostumbrados, al menos en Zacatecas, a tener un programa  interactivo con estudiantes de todo el mundo, a realizar intercambios regularmente como se realizan en éste colegio.  Pude observar un contraste en la educación en ambos países a más detalle gracias a mi visita.
Después fuimos al comedor  del colegio,  me resultó parecido al de mi preparatoria en Zacatecas, la comida no me gustó mucho, al observarla  confundí la salsa con la sopa.
Después fuimos al Ayuntamiento, " Bremer Rathaus",  donde nuestra guía nos explicó cada sala, la sala dorada y de más... Diciendo que aun se realizan fiestas ahí. Me parecio muy soprendente. Me gustó el ayuntamiento. Me pareció muy antiguo,muy bello, sin duda un patrimonio cultural.
Ana Paula Román Valdez

Un día libre

¡Por fin, un día libre sin actividades establecidas por los maestros! Las familias anfitrionas nos  obsequiaron un día agradable. Algunos de mis compañeros salieron con sus familias a jugar mini golf, a pasear en bicicleta, al centro comercial, otros disfrutaron el día en casa; mi compañera junto con Hannah , Nazareth y yo  visitamos un parque de diversiones llamado "Heide Park" un lugar asombroso.
Por la tarde Andre junto con sus compañeros alemanes organizaron una barbacoa en su casa. A las 8:20 PM ya estábamos la mayoría disfrutando de una deliciosa comida. Cuando mi compañera me dijo que iríamos a una barbacoa mi estómago hambriento pensó: mmmm será una rica carne asada con guacamole y arroz (es normalmente lo que comemos en México cuando nos reunimos) no fue así, comimos una salchicha tradicional alemana, espagueti con verduras y puré de papas, ah y claro, pan. Nos encantó,pero aún así seguimos extrañando las salsas picantes. Algunos bebimos un poco de cerveza Becks otros sólo soda.  Ahí estuvimos conviviendo  un buen rato, platicamos nuestras aventuras en Bremen y planeamos otras actividades, al caer la noche nos dirigimos a casa. Fue un día increíble.
He tratado de abrazar el tiempo,de apaciguar su paso. Pero huye,corre velozmente.Desespero, grito, rio, lloro en silencio. Sé que voy de paso. Suplico cada mañana que el día nunca concluya, necesito  refugiarme en las pupilas de los desconocidos, albergar cada paisaje,cada canto de la ciudad para jamás olvidarla y perderme  entre sus calles, porque ya no quiero irme.
No miento cuando digo: me he enamorado de éste lugar.

Samstag, 10. Juni 2017

Paseo por bremen

Domingo 4 de junio
En este día caminamos por la ciudad de Bremen y un grupo de 50 mexicanos nos acompañó al paseo. Pasamos por la zona de fiesta de la ciudad, caminamos cerca del río, hicimos equipos y jugamos, visitamos el Estadio del club Werder y fuimos a una heladería.




Me gustó  esta actividad porque conocí nuevas partes de la ciudad. Me pareció muy gracioso como la gente nos miraba porque éramos muchas personas, cuando atravesamos una calle para ir cerca del río tuvimos que esperar a que el semáforo se pusiera en verde 4 veces.

Conociendo Bremen

5 de junio de 2017
A las once y media de la mañana, algunos (Ingrid, Andrea, Leslie, Odette, Ana Paula, Sideré, Árbol) nos reunimos en la estación central para ir a comer crepas juntos.



A las tres de la tarde nos reunimos con los demás junto al Roland, una figura de piedra que data de los años 1400s y mide más de cinco metros. La figura, que se puede encontrar también en otras partes de Europa, es símbolo de libertad.



De ahí, partimos en lo que sería un recorrido por los puntos turísticos e importantes de la ciudad de Bremen. Nuestros compañeros alemanes nos contaron las historias tradicionales de la ciudad, como la de los músicos de Bremen. La gente dice que si se tocan las patas del burro se tendrá buena suerte.



Luego de eso, tuvimos la oportunidad de ingresar a la Catedral de Bremen y deleitarnos con sus hermosos interiores.



Un poco más tarde, nos llevaron a conocer el viejo centro de Bremen, donde las calles son estrechas y las casas muy pequeñas. El maestro Domingo nos explicó que el tamaño se debía a que antes las aguas del río Weser subían y la ciudad se inundaba. Si las casas eran grandes, eran destruidas. 



Nuestro recorrido terminó junto al río Weser, el cual es uno de los más grandes de Alemania y llega hasta el Mar del Norte. 



Como actividades extra, quisimos ir a comer algo a un restaurante cercano y después divertirnos jugando boliche.



El primer dia

Sábado 3 de junio
Una cultura distinta. Nuestra primera mañana en tierras germánicas, una mañana extraña porque conocimos la tortilla alemana, el pan. Así como un mexicano come tortillas con todo, el alemán tiene el pan.





El chile solo comenzó a existir en la recuerdo, nuestro desayuno fue un pan con diferentes ingredientes, pudo ser con: miel, mermeladas, Nutella, mantequilla, etc.
Este día fue simplemente sorprendente, las 7 horas extras hacían pesado el descanso pero exitante.
Para este día se dedicó al descanso, pero nadie lo hizo, todos nos maravillamos con la belleza y extensión de los jardines. Así como en Zacatecas los paisajes son secos, aquí todo es verde y ríos.


Vamos al escuela

Jueves 8 de junio de 2017
En el día de hoy fue en una escuela alemana. Fuimos testigos del sistema educativo de Alemania.
Dos de los mexicanos asistieron a clases en Bremerhaven mientras el resto en Bremen.
Algo increíble son los grupos reducidos que ayuda a la capacidad de concentración y obtención de conocimiento, en México son grupos de 40 personas y no facilita el aprender.
Para algunos fue un día tranquilo y pesado, pues los horarios son diferentes.
Después de clases cada alumno hizo por su cuenta diferentes cosas.
Los alumnos de Bremerhaven fueron en busca de regalos las familias mexicanas, pero el clima en los dos últimos días no es bueno, esto hizo más pesada la tarde. Claro, el conocer la cultura en el centro de la ciudad es algo que no se repite.
A pesar de ser una cultura tan distinta, de ella se aprende mucho en pro de la sociedad.


Mittwoch, 7. Juni 2017

Vamos a Hamburgo

Hoy martes 6 de junio hemos tenido los 12 alemanes y los 12 mexicanos una muy buena aventura, ¿por qué? Pues porque hemos estado en Hamburgo, pero los mexicanos nunca antes habíamos estado ahí, así que era una aventura nueva así que desde el principio todo fue fascinante para algunos de nosotros ya que no habíamos viajado en tren anteriormente.






Por la mañana me he levantado a las 7 am para poder estar lista y a tiempo, me es sorprendente cuando veo el reloj de Bremen y son las 7 y cuando veo el de México son las 12 am.

Muchos me han preguntado qué es lo que más extraño de México y lo que no y bueno, la verdad es que extraño los frijolitos aunque no me gusten y las tortillas. Acá el pan es como nuestros frijolitos en México; nunca pueden faltar.
Y bueno lo que en verdad no extraño es el clima pues aquí es igual que en Zacatecas, en la mañana puede hacer frío, luego calor y después puede empezar a llover como si el mundo se fuera a acabar.
Y bueno para continuar explicando lo que hemos hecho hoy quiero decir que me ha sorprendido mucho que después de usar un baño público, el retrete saca una máquina y limpia el sanitario, algo que no vemos en México y creo que tampoco hay.

Y bueno, aquí continúa la historia...
Al llegar recorrimos un poco la ciudad para llegar al punto de encuentro (en un rio-lago) con la guía. La vista del río fue muy bonita, y la guía se encargó de explicar cada detalle de una manera fascinante. Fue agradable conocer mas sobre ese lugar, pues a diferencia de Bremen su arquitectura  es un poco mas gótica y antigua.

Lo que más nos ha gustado fue el ayuntamiento pues tiene una vista hacia el edificio que seguramente nunca podremos olvidar.
Caminar fue algo cansado para todos, pero valió la pena, la persona que nos explicaba era muy agradable y no aburría así que los pequeños detalles fueron demasiado interesantes; cosas como los precios de los apartamentos en el barrio más caro (un alquiler de €3500) las historias de algunos edificios, las calles, etc.



Al terminar el recorrido con la guía el grupo se dividió; algunas niñas (Anyelina,  Andrea, Sideré, Johan y yo, Odette) decidimos entrar a la filarmonica, donde  pudimos apreciar toda la ciudad desde un balcón.
De ahí, fuimos a comer Backfisch (era como una torta con pescado típico del lugar  y aderezo),  comimos al aire libre lo cual fue agradable por la vista y el clima. Al terminar entramos al museo en miniatura del mundo el cual fue demasiado extraordinario pues los detalles que tenían las maquetas de las ciudades eran muy divertidas e interesantes, parecía de verdad que estabas en ese lugar, las luces  hacían que fuera de noche y de día y la ciudad cambiaba, cada muñeco de la maqueta parecía estar haciendo una acción, también tuvimos la oportunidad de ver al ingeniero que se encargó de hacerlo puesto que estaba haciendo una entrevista en el lugar,  lo cual fue emocionante.



En cambio el otro grupo fue a un shopping llamado "Europa passage" donde fueron de compras y a comer pizza, pastas, ensaladas, nieves, etc. 
Al terminar el recorrido algunos compraron pequeños detalles para sus familias y regresamos a Bremen.



Claro, todo ha sido muy bonito pero también cansado, esperamos volver a regresar algún día.

Hogar temporal

1 de junio de 2017.
Las despedidas siempre suelen ser un tanto amargas, pero esta nos supo agridulce, nos vamos tres semanas. Tres semanas sin ver a tu familia, a esos que haz visto durante toda tu vida todos los días en tu hogar. Cierto escritor dice que "hogar es ese lugar donde las personas que habitan tienen la obligación de aceptarte cada vez que llegas", pero hay que agregar que hogar también es ese lugar donde esas personas no quieren dejarte ir. Y así es; el día que nuestro viaje inició pude ver a todas las familias con una sonrisa melancólica en sus rostros y unos ojos brillando por las lágrimas que no querían derramar, pero ellos sabían que cuando cruzáramos la primera puerta de seguridad dejarían caer esas lagrimas que siempre habían estado ahí.
¿Cómo se inicia un buen viaje internacional?
Respuesta: Generalmente se inicia con calma y siguiendo el itinerario planeado.
Nuestro viaje solo inicio con calma, porque nuestro vuelo se retrasó desde el principio.



Fuimos citados a las 5:00 p.m. en el aeropuerto de Calera para salir de ahí en un vuelo de una hora de duración a la Ciudad de México. Todos esperábamos que fuese según lo planeado, pero no tuvimos en cuenta que el clima estaba en nuestra contra ese día. Nuestro vuelo que se suponía, saldría a las 7:00 p.m. tuvo que esperar por la típica lluvia zacatecana de junio. Al final, después de algunas horas de esperar, y varios intentos de hacer pasar el tiempo de cierta forma que quitara los silencios incómodos que había en la habitación de espera que estaba casi llena, en su mayoría por alumnos y profesores de la UAZ, nos llamaron a las 9:30 p.m. para finalmente cruzar la puerta que te permite subir a tu avión.
Llegamos a las 11:00 p.m. a la Ciudad de México, después de volar entre nubes llenas de agua y relámpagos que se podían ver a través de la ventanilla, solo para correr al siguiente vuelo que despegaría a las 12:00 a.m. directo a Amsterdam. Todos creíamos que teníamos el tiempo exacto para llegar y formarnos en la fila que estaba por abordar, pero todos fuimos detenidos porque faltaba llenar el documento de migración que todo mexicano debe llenar cuando sale del país. Después de que cada quien llenó su hoja estadística migratoria pudimos abordar al avión.
Al subir al avión yo me di cuenta que la mayoría de los personas que íbamos juntas desde Zacatecas ahora tendríamos que ir separados. Esa fue la primera pizca de nervios que todos sentimos, pero al observar la diversidad cultural que había en el vuelo todos empezábamos a sentirnos incomodados por eso. 



Era tarde y yo necesitaba dormir, así que lo hice. Entre olores extraños y algunos ruidos desperté para darme cuenta que estaban sirviendo la cena que no pude probar, la azafata ya había repartido las raciones a los asientos de enfrente de mí y de atrás, incluso al mexicano desconocido que iba sentado junto a mí. Traté de engañarme creyendo que no quería comer, pero en realidad sí lo deseaba, así que dormí de nuevo para olvidar que tenía hambre. Al despertar aún faltaba bastante tiempo para nuestra llegada, pasaron unas horas y unas película, y la azafata que vi alejarse en la cena ahora se acercaba con el desayuno que esta vez pude tomar. Era un plato de huevo con ejotes y frijoles, un yogurt y un pequeño pan. No pude decir que no a la comida, estaba hambriento. Incluso la comida de la aerolínea en la que viajábamos (conocida por ser mala) parecía saber rico para mi. Después de ver una película más finalmente llegamos a las 6:00 p.m. (hora de Europa Central) al aeropuerto de Amsterdam; uno de los aeropuertos más grandes y bonitos que he visto. Pasamos por aduana. Esperamos unas horas más, mientras todos enviaban mensajes a sus familias, a nuestro vuelo final a Bremen, tras un rato de estar sentados en la sala de espera pudimos subir a nuestro avión para el vuelo a nuestro destino final. Un vuelo corto, en el que todos tuvimos nuestra primer interacción directa con el alemán, recibimos agua y frituras de nachos saber queso. Al llegar y recoger nuestro equipaje somos recibidos por los chicos alemanes del intercambio con una pancarta que dice "Bienvenidos". Todos fueron llevados por las familias que darían hospedaje a los mexicanos, y yo finalmente conocí a Sofia y su familia, quienes, en su casa serán mi hogar durante estas tres semanas.
Crónica desde la vista de un mexicano confundido por el huso horario de Europa.
José Ángel Pérez Noriega.

Montag, 17. Oktober 2016

Die letzten Tage

Hier kommt dann also endlich der Bericht zu Freitag, Samstag, Sonntag und auch zum heutigen Montag, unserem letzten Tag in Zacatecas.


Freitag

Etwas früher als noch am Donnerstag begann der Tag heute bei einem gemeinsamen Frühstück mit Blick auf den Pazifik. Hier besprachen wir, wie der Tag heute gestaltet wird, da am Nachmittag die Regreso (Rückreise) nach Zacatecas anstand. Nachdem alles besprochen war und jeder satt, wurde die restliche Zeit genutzt. Es wurden die Wellen im Pazifik bezwungen, im Pool "geplantscht" oder einfach in der Hängematte die Seele baumeln gelassen.


Aber wie sagt man so schön :"Wenn's am schönsten ist, soll man aufhören ". Also hieß es, Taschen packen, Snacks kaufen, eine Kleinigkeit essen und dann gegen 2 Uhr ab in den glühend heißen Bus nach Zacatecas. Der Fahrtwind sorgte auch nicht wirklich für Abkühlung, da auch die Luft draußen unglaublich warm war. Bei der ersten Pause, die wir nach knapp 2 Stunden Fahrt machten, konnte man schon merken, das die Luft nicht mehr so schwül und drückend war, wie noch direkt an der Küste.

Mit einem etwas verwirrten Fahrer, der an der Raststätte sein Handy (Cellular) liegen lassen hat, und sich während der Fahrt auch das ein oder andere Mal verfahren hat, ging es weiter Richtung Zacatecas. Nach etlichen Stunden im Bus, Stau in Guadalajara und einer Partie Monopoly, erreichten wir gegen 1 Uhr Nachts Zacatecas, wo wir schon von unseren Gastfamilien erwartet wurden, und zuhause auch direkt ins Bett gegangen sind.

Samstag

Am Samstag ging es auch schon recht früh wieder los, da wir unsere letzten Tage mit unseren Gastfamilien hier nutzen wollten. Gemeinsam mit meinem Gastvater, Anne, Hanna, Louise ujd und deren compañeras machten wir uns zu neunt in einem (!!) Auto auf, in die Prärie von Zacatecas, wo es uns auf eine Ranch verschlug. Diese Ranch schien einem Bekannten meiner Gastfamilie zu gehören, denn sie stellten uns ein Pferd zur Verfügung, auf dem jeder eine Weile reiten durfte. Trotz der Hitze war es eine super gute Aktivität und wir hatten alle viel Spaß. Um uns ein wenig abzukühlen fuhren wir alle gemeinsam in das naheliegende Dorf Tacoaleche, wo wir uns in einem ganz kleinen Laden alle ein Eis kauften. Mit dem Eis sind wir ein wenig durch die Straßen des Dorfes gebummelt, bis es für uns auch schon wieder zurück Richtung Zacatecas ging.
Die Ranch irgendwo im Nirgendwo

Nach einem Abstecher ins Haus meiner Familie, wo wir uns alle ausruhten, wurden wir ins Stadtzentrum von Zacatecas gefahren. Dort warteten schon Hannah und Luis, der Austausschüler von Vincent auf uns, mit denen wir gemeinsam Essen wollten. In einem kleinen Restaurant, dass, wie wir später herausgefunden haben, nur Fleisch von einem Tier anbietet, haben wir alle Platz gefunden, und unser Essen geordert. Es gab Suppe, Tacos, Burritos und Quesedillas, alles gefüllt mit dem Fleisch von diesem Tier, was einer Ziege oder einem Steinbock recht ähnlich sah. Den meisten hat es auch sehr gut geschmeckt, einige waren nicht ganz so begeistert.

Nach der Mahlzeit ging es für uns weiter in die Stadt, wo wir von Laden zu Laden gingen, und hier und da das ein oder andere Mitbringsel kauften. Natürlich kam auch unterwegs das Essen nicht zu kurz und es gab zwischendurch Eis und Churros. Mit vollgestopften Bäuchen und Taschen besuchten wir am Abend zum letzten Mal das Cafe "miDali" in dem wir oft waren, und wo es uns sehr gut gefallen hat. Nachdem wir den Abend noch in einem Park in der Nähe haben ausklingen lassen, wollten alle ins Bett, und so endete der Samstag für uns.


Sonntag

Das Programm am Sonntag begann etwas später, da viele Menschen in Mexiko sehr gläubig sind, wie auch meine Gastfamilie, gehen sie früh am Sonntag in die Kirche. Als der Gottesdienst zuende war, und wir unsere Gorditas, die es zum Frühstück gab, im Auto verspeist hatten, sammelten wir Hanna und ihre Austauschschülerin ein, und machten uns auf den Weg ins 2 Stunden entfernte Aguascalientes. Dort ging es zuerst in ein Einkaufszentrum das dem in Zacatecas recht ähnlich war. Nach ein wenig bummeln durch die Geschäfte, traffen wir auf Hannah und Louise mit ihren compañeras. Kurz ausgetauscht, was die anderen so gemacht haben, und dann in einen Burgerladen, uns alles stärken, denn auch sinnlos durch ein Einkaufszentrum laufen, kann anstrengend sein.

Frisch gestärkt machten wir uns auf zu den Autos, und wollten eigentlich zu einer Art Vergnügungspark fahren. Dieser hatte aber scheinbar zu, also fuhren wir, vorbei an einer Automesse, Richtung Stadtzentrum. Mit einer kurzen Unterbrechung, bei der es für alle Eis gab, was sehr lecker war, erreichten wir irgendwann das Zentrum. Mitten auf einem großen Platz war eine Bühne aufgebaut, auf der jeden Abend Konzerte gespielt werden. Daneben war eine weitere kleine Bühne, auf der eine Gruppe Menschen etwas vorführte. Wir sahen uns das ganze Spektakel eine Zeitlang an, bevor wir weiter durch die Stadt liefen. Nicht viel anders als die Innovation von Zacatecas, so lässt sich das Zentrum wohl ganz gut beschreiben. Als wir auch hier noch die ein oder oder andere Süßigkeit gefunden hatten, machten wir uns auch schon auf zurück nach Zacatecas. Gegen späten Abend, es war schon dunkel, kamen wir alle übermüdet in Zacatecas an. Für heute stand zum Glück nichts mehr auf dem Programm.


Montag

Heute ist er also gekommen, unser letzter Tag hier in Zacatecas. Der letzte Tag in unseren Gastfamilien, mit unseren neuen Freunden. Recht früh hat er begonnen, zum allerletzen mal besuchten wir gemeinsam die Schule. Nach nur Zwei Stunden Unterricht wurden Anne, Hanna Louise und ich von der Klasse unglaublich süß verabschiedet, uns wurde alles gute für die Zukunft gewünscht, eine tolle Reise, und das wir jederzeit bei jedem der Leute dort willkommen sind. Ein unglaublich schönes Gefühl!

Nach dieser Verabschiedung ging es zur offiziellen Abschiedsveranstaltung in der Prepa 1, wo dann auch alle Teilnehmer anwesend waren. Es wurde von allen Seiten gelobt, gedankt, und gesagt, was für ein tolles Projekt dieser Austausch ist. Nach Reden von allen Offiziellen bekamen alle eine Art Teilnahme Urkunde, die für jeden eine ganz besondere Erinnerung sein wird.


Nach einigen Fotos ging das Programm weiter, wir wurden in einen Saal geführt, in dem wir über den "Dia de Muertes", also Tag des Todes informiert wurden. In Mexiko ist dies ein sehr besonderer Tag, der bunt und mit vielen Totenköpfen gefeiert wird. Alle konnten sich schminken lassen, und jeder bekam seinen eigenen kleinen Totenkopf.



Als das offizielle Programm beendet war, machten wir alle gemeinsam noch ein wenig Zacatecas unsicher, bevor wir uns in unsere Gastfamilien aufmachten, um den letzten Rest vorzubereiten, und von unseren Familien Abschied zu nehmen.

Bis es ganz Lebewohl heißt sind es noch ein Paar Stunden, die wir alle möglichst genießen wollen. Um 23 Uhr Ortszeit fährt dann unser Bus Richtung Mexiko Stadt.

Edit: Die Bilder sind jetzt auch Online.